sábado, 1 de marzo de 2008

What a chic* idea!

Aquí en Andalucía tenemos un auténtico chollo los años bisiestos, sobre todo si ocurre como este año: jueves 28 de febrero día de Andalucía, viernes 29 de febrero día del Profesor y sábado y domingo fin de semana. Sí, cuatro días en los que el sector estudiantil se alegra de no tener que ir a clase (aunque sirva de poco porque en realidad estudias más que si fueras).

El caso es que no quería que terminaran estas mini-vacaciones sin dedicar un post a los tradicionales trajes de flamenca o faralaes, como prefiráis llamarlos. Así, de paso, podéis coger ideas para la Feria de Abril.

Tengo que dar las gracias a Chic too chic por sus excelentes fotografías de los desfiles de Simof 2008 celebrados aquí en Sevilla. Todos los trajes son pequeñas joyas que seguro inspirarán a muchas esta primavera. Allá vamos.

Lunares ultragrandes: aceptables, pero sobre negro es como mejor quedan.




Volantes: cuantos menos mejor y que empiecen a partir de las rodillas o un poco más arriba, pero nunca desde la cintura.



Collares: me encata este collar largo alrededor del cuello y el brazo. Pero tampoco se puede caer en la ordinariez. Nada de 15 collares superpuestos.



Para la cabeza: ¡¡vivan las flores, las peinetas y las gorras flamencas!! Pero, por supuesto, una de las tres opciones. Yo prefiero las flores grandes si la melena es sumamente larga y van colocadas al lado del cuello, las peinetas también grandes, en la parte alta de la cabeza y acompañadas de un buen recogido y las gorras flamencas son estupendas combinadas con el traje.




¿Y por qué no un sombrero cordobés?


Pendientes: siempre grandes y, a ser posible, no muy coloridos.



Para la noche: como toda buena sevillana tiene varios trajes de flamenca, por la noche elige uno más sobrio y elegante, que roce el estilo de los trajes de fiesta. El de acontinuación es incredible chic*


¿No os recuerda un poco al vestido de volantes de Armani de la colección Primavera/Verano 2008 de París?



Algo, ¿verdad? Bueno, el escote es muy diferente, pero son bastante parecidos y esa es la idea para la noche. Colores oscuros y elegantes, sin peinetas ni mantoncillos y muy pocos complementos.

Y por último, un traje que me ha encantado. Quizá por su sencillez, o quizá sea la modelo que lo lleva como si fuera parte de su cuerpo... Lo que sé es que es perfectly chic*


2 comentarios:

patatafrita dijo...

Hola: ya tienes una lectora más! Me encanta tu nuevo blog!

Qué bonitos son estos vestidos! Pero una pregunta práctica, realmente llegan a ponerse? No sé, me daría una pena que se estropearan por el albero...

Besos.

Mamen Díaz-Alersi dijo...

Yo este año no sé si me vestiré, pero espero verte por la feria.

Un besazo!