lunes, 29 de marzo de 2010

Esta es la historia de dos amigos inseparables

Image Hosted by ImageShack.us
Esta es la historia de dos amigos inseparables que se conocen desde que la memoria les alcanza. Es la historia de dos chicos que desde hace mucho tiempo comparten más cosas que cualquier amigo corriente. Creían que su amistad ya estaba forjada, hasta que un verano decidieron rellenar el travel diary que daría fe de la mejor experiencia de sus vidas.
Image Hosted by ImageShack.us
Dicen que la vida es como un tren en el que vas viajando, pasando por estaciones y viendo subir y bajar a las personas que, durante un tiempo, comparten vagón contigo. Algunas se bajan y cambian de tren, otras simplemente cambian de vagón o de asiento, pero lo bonito es que en la siguiente parada siempre habrá alguien nuevo y mejor que el anterior.
Image Hosted by ImageShack.us
Image Hosted by ImageShack.us
Seguramente ninguno de los dos llegue nunca a bajarse del tren en el que desde hace años viajamos juntos. En compartimentos de tercera clase y con las maletas amontonadas, pero quemando el mapamundi juntos.
Image Hosted by ImageShack.us
Como dijiste un día: No me gustan los finales, pero sólo de pensar todo lo que nos queda por vivir, me pongo nervioso. Felicidades.

7 comentarios:

JaviC dijo...

Y SIEMPRE, SEA CUAL SEA EL FINAL, LO MEJOR QUE NOS QUEDA ES AQUELLO QUE HEMOS VIVIDO Y COMPARTIDO DURANTE EL TRAYECTO. GENIAL EL POST!

Mónica dijo...

Me ha encantado, me parece una idea maravillosa...
Que bueno poder compartir todos esos momentos...

Un beso enorme

Javito dijo...

Pero qué bonito! ;-)

JsN dijo...

Que lindo post, nos haces sentir como si conocieramos a la persona de la que estas hablando.
¿Y porque todos tienen scrapbook menos yo?

isabel dijo...

Empezar el día leyendo algo así,me da esperanzas de que que sea un buen día. Gracias Lorentzo.
Besos desde Estella.

thesil dijo...

Me da que hoy es el cumple de alguien....
Felicidades M!!!!

Liesl dijo...

Ojala pudieramos compartir aquel vagon durante mucho tiempo con aquellas personitas que nos hacen tanto bien. Siempre hay que estar dispuesto a luchar por ellas.
Suerte, Liesl.